domingo, 11 de noviembre de 2012

I hate goodbyes.

Ha vuelto.
Tras casi dos meses he vuelto a sentirme completa otra vez.
Mi inspiración, mi sonrisa, mis cosquilleos en el estómago.
Todo.
He vuelto a sentir lo que es estar completamente feliz.
El no echarte de menos porque te tenía a escasos milímetros de mi piel.
Tener la mente en blanco al tenerte a mi lado.
Es increíble como dos personas pueden llegar a conectar de esta manera.
Es simplemente maravilloso.
Me siento afortunada por haberla encontrado.
Esa persona que acaba formando parte de ti y se mete en tu vida sin darte cuenta.
Esa persona de la que estoy hablando, es ÉL.
El creador de mis sonrisas, mi idioma favorito.
Los ojos más bonitos que jamás he visto,
 el ser humano más alucinante que he conocido.
No tengo palabras, sólo sé que me siento más viva que nunca,
que no podría ser más feliz.
Cada día que pasa es una nueva melodía, un color diferente.
Ningún día es igual al anterior cuando estamos juntos.
Con él la palabra monotonía no existe.
Me deja sin palabras y sin aliento.
Pero nunca es suficiente.
Ni 10 ni 3 días sacian mis ganas de ti.
Odio el momento en el que la palabra "Departures" se clava en mi pupila.
No es comparable el dolor que siento cuanto tengo que separarme de ti.
Comenzando por un "I'll be back" y terminando por un "soon".
Hoy, a las 5:27 de la tarde,
 he podido sentir como esa sensación que tanto detesto se incrustaba en mi interior.
He muerto. 
Me ha matado girarme y perderte de vista.
Ni mil agujas afiladas pueden asemejarse a ese dolor.
La sensación de vacío interno iba creciendo a medida que mis pasos avanzaban.
Mi vida es una cuenta atrás.
De idas y venidas. 
De "Arrivals" y "Departures".
De "I love you" y de "Te amo".
Todo con doble significado.
Cada vez me duele más verle ir.
Pero es él,
y sería capaz de arrancarme la piel a tiras por verle de nuevo.
Gracias a él soy capaz de todo.
Puedo hacer lo imposible, lo incalculable, lo nunca visto.
¿Sabéis por qué?
Porque él me hace sentir invencible.


Pieces of life.